viernes, 22 de enero de 2016

Nos quieren robar a Esther

Esta noticia es una muestra de la barbarie invisible que genera nuestro sistema económico. Una dura historia de las que debe haber a montones en este momento. Una historia de rebeldía y movilización, también de pobreza y ahora la amenaza de la cárcel y de perder a sus cuatro hijos. Desde aquí quiero solidarizarme y apoyar la campaña de firmas. Si Esther va a la cárcel será por la vergonzosa desigualdad y la falta de protección social que hay en nuestro país. Se penaliza la pobreza mientras los privilegiados roban a manos llenas. ¡Ánimo Esther!
Violeta.

Fuente: https://nosquierenrobaraesther.wordpress.com/ 

------------------------


Nos quieren robar a Esther. Vecina, amiga y compañera. Y no lo vamos a permitir. Pero empecemos por el principio. Conocimos a Esther hace cuatro o cinco años, cuando el IVIMA intentó expulsarla de su vivienda. Lo intentaron dos veces. Pero el barrio respondió y no pudieron hacer nada. Al final, el marido de Esther falleció y tuvo que abandonar la vivienda, pero ya nos conocíamos de sobra y no estuvo sola. Gracias al trabajo colectivo de muchas vecinas, tras un duro verano, Esther consiguió una casa para sus cuatro hijas y ella. Desde entonces no dejó de participar en la OFIAM, una red de apoyo vecinal del barrio de Hortaleza. No han pasado muchos años desde aquel ajetreado mes de agosto, pero, en este tiempo, hemos compartido mucho. Muchísimo. Hemos visto como Esther se convertía en un apoyo fundamental para tantas mujeres que, necesitadas de un techo, afrontaban con temor su única salida para no quedarse en la calle, okupar una vivienda. Esther siempre ha sabido contagiar confianza y fuerza. Entendía perfectamente la situación que estaban viviendo nuestras vecinas, algo que nos costaba un poco más al resto. Pero mientras pasaba todo esto, Esther tenía que pelear por sus cuatro hijas, por sacarlas adelante, para que no les faltara de nada. Desempleada y cobrando tan sólo el RMI, llegar a fin de mes es la verdadera aventura. Pero hace unos días recibimos la triste noticia. Un juez ha condenado a cuatro meses de prisión a nuestra compañera. Por un hurto en una tienda de ropa de una empresa que facturó más de mil millones de euros el pasado año. Ropa que iba a ser revendida para poder cuadrar las cuentas de casa. La sentencia ha sido dura de asimilar. Pensar que nos van a robar a Esther. Pensar en sus hijas. Pensar en ella. Pensar en nosotros. Por cuatro trapos. Y es inevitable que te vengan a la cabeza los Bárcenas, las Infantas, los Gómez de la Serna, los Ratos, etc. Tan impunes. Pavoneando su desvergüenza. Mientras tenemos que digerir lo que ya sabíamos de sobra. La cárcel es para los pobres. Para gente como tú, como yo, como Esther. Pero lo vamos a pelear. Hasta el final. Tenemos pocos días. Tan sólo una salida. El indulto. La presión social, la movilización, el barrio unido con un sólo grito, para conseguirlo. Queremos a Esther en casa, con los suyos. Hacemos un llamamiento para recoger firmas, difundir el caso, presionar a los que mandan. Lo que se os ocurra. Tenemos pocos días. El tiempo, como siempre, es una pesada losa para nosotras. Pero no podemos permitir que nos roben a Esther. Por cuatro trapos. Eso sí que un hurto. Pero si al final se produce. Nadie pagará por ello. Seguirá el mundo girando. Viendo pasar los días. Mientras Bárcenas, Infantas, Gómez de la Serna, Ratos, etc., seguirán pavoneándose. Mientras Esther, María, Lola y tantas otras, llenarán sus asquerosas celdas. O tal vez, tengamos la oportunidad de cambiar el sentido del giro de este mundo. Aunque sólo sea por un instante. Por Esther. Por ti. Por mi. Por nosotras. Merece la pena intentarlo.
Amig@s y vecin@s de Esther
FIRMA AQUÍ PARA QUE ESTHER NO VAYA A LA CÁRCEL
#NosQuierenRobarAEsther



¿Qué te ha parecido este artículo? ¡Deja tus comentarios!



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada