sábado, 23 de febrero de 2013

Nuestro turno de réplica - 23-F, verdadero estado de la nación


.
http://blogs.publico.es/jesus-moreno-abad/2013/02/23/23-f-verdadero-estado-de-la-nacion/

Se cumplen hoy 32 años desde que la España de bigotes y tricornios entrase en el Congreso armada con faltas de ortografía para secuestrar la democracia. No lo consiguieron los Tejero Boys, pero tampoco parece que la calidad democrática alcanzada tres décadas después sea la esperada. Pero si aquel 23-F pasó tristemente a la historia, esperemos que este 23-F ciudadano y democrático sea un punto de inflexión para el futuro: hoy sale a la calle el verdadero estado de la nación. Ése del que la dialéctica bipartidista no supo hablar esta semana. A ver si se enteran de una vez.

Y es que esta democracia no es el paraíso soñado de la Transición. Tenemos televisores de plasma, pero no imágenes de colores. Esta España sigue siendo retransmitida en blanco y negro. Lo vemos en el descrédito de las instituciones, que viaja en sobres corruptos por su médula espinal, a tenor de los supuestos papeles de Bárcenas, la trama Gürtel, el caso Urdangarín y tantos otros. Y se ve en la crisis, que también viaja en idéntica paloma negra de papel plegado por la línea de puntos de sutura social: corren los sobres de notificación de despido, de bajada de sueldo, de desahucio, de embargo, de denegación de becas y ayudas… Podríamos ser el primer consumidor de sobres del mundo. Toda una potencia del correo certificado.

Así que hoy es el verdadero debate del estado de la nación. A la palestra de adoquines y asfalto saldrán, o deberían salir, los parados (camino de 6 millones, ¿dónde estáis?), los médicos y enfermeros a quienes no les llegan las vendas al cuerpo, los profesores de tizas desgastadas, los que se mimetizan con los bancos de los parques porque han sido desahuciados (400.000 familias), los funcionarios asfixiados, los indignados, los jóvenes sin futuro (52% de paro), los precarios, los que aún no se han arrojado por la terraza…

Es definitiva, es el turno de réplica de la España real. De los ciudadanos, que cinco años después del comienzo de la crisis no merecen todavía un plan de choque (a no ser que sea un choque policial cuando protestan), porque no son ‘demasiado grandes para dejarlos caer’. Y caen, por supuesto. Obedientes, sin remedio y pequeñitos: como lluvia, como moscas, como votos que se saben perdidos de antemano.

Pero aunque esta crisis se ceba especialmente con España, éste es un problema de modelo europeo sobre todo. Hay que decidir si queremos una Europa de esclavos o una Europa de ciudadanos. Y ahí fuera hay una clase social que se está posicionando en esos modelos antagónicos: es la que está en el vértice de la pirámide alimenticia y dispuesta a masticar hasta el orgasmo caníbal al resto de escalones.

Para convencerse de esto sólo es necesario ver la carta enviada por el presidente de la multinacional estadounidense Titan al Gobierno francés en relación al cierre de su fábrica Good Year: “Titan va a comprarse un fabricante indio o chino, pagar menos de un euro la hora y de trabajo y exportar todos los neumáticos que Francia necesite. Pueden quedarse a esos que se llaman a sí mismos obreros”.

Han leído bien: ¿Quieren fábricas? Dennos esclavos, viene a decir este Maurice “Morry” Taylor Jr, ex candidato de las primarias republicanas. Un Torrente con poder que resume en su arrogancia el triunfo de los que mandan frente a los Gobiernos europeos que eligen las ovejas. Y ya es hora de que éstas ladren. En España y en toda Europa. El 23-F es un momento tan bueno como otro para hacerlo. Inmejorable, porque no es mañana, es hoy. Ovejas del mundo, uníos.


¿Qué te ha parecido este artículo? ¡Deja tus comentarios!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada