martes, 13 de noviembre de 2012

14N: una jornada con muchos obstáculos


http://www.diagonalperiodico.net/PLANES-PARA-LA-HUELGA-SIN-TENER.html

La variedad de situaciones laborales hace que no haya una forma única de participar en la convocatoria.

JPG - 61.2 KB
Foto: Olmo Calvo
Ignacio Martín (Madrid). Abogado, cobra cerca de 600 euros al mes
¿Cómo vas a participar en la huelga del 14N?
Soy autónomo y lo que no haga el día de la huelga lo tendré que hacer cualquier otro día. Ésa es la contradicción que se me genera, por un lado si paro me cargo de trabajo, pero por otro lado no concibo no parar.
¿Por qué crees que esta huelga también es cosa tuya?
Ésta es una movilización por los derechos de todos. Los precarios llevamos desde antes de la crisis sufriendo unas condiciones de empleo y vida insostenibles. La huelga debe ser un momento de visibilización de una realidad laboral, la de los que cobramos menos de mil euros, los que encajamos un contrato tras otro sin ninguna garantía. La huelga es del 99% porque se hace necesario que tomemos las riendas de nuestras vidas y las pongamos en orden mediante la conquista de nuevos derechos.
JPG - 42.6 KB
Foto: Hazeina
Celerina Rodríguez Crespo (Sevilla). Ama de casa y parada
¿Cómo vas a participar en la huelga del 14N?
Yo pienso estar presente en la calle manifestándome. Además, estaré dispuesta a echar una mano en asociaciones y lo que mi hija me diga. Ella es periodista y estará informando sobre lo que ocurra aquí en Sevilla. Tenemos que salir a la calle. Están acabando con todo. Tenemos que decir que no nos representan.
¿Por qué crees que esta huelga es importante?
Es muy importante que seamos muchos. Porque estamos perdiendo hasta la libertad, el derecho a manifestarnos, nos quieren criminalizar. Es más, creo que tratarán de infiltrar gente para romper las manifestaciones y decir que somos violentos. Participo en distintos movimientos sociales y la gente está pasándolo muy mal. Es necesario tomar la calle y decir basta.
JPG - 71.7 KB
Foto: David Fernández
M. (Madrid). Trabaja en una tienda en un centro comercial
¿Vas a participar en la huelga del 14N?
Yo creo que no. Estoy seguro de que mis compañeros no van a hacer huelga, si soy el único que va a hacer huelga voy a quedar mal. No quiero ser el único. No hace falta hablar, ya sé cómo piensan. Mi contrato se renueva en diciembre, es de seis meses, no quiero crear mal rollo antes de firmar el contrato. Somos siete reponedores en una tienda dentro de un centro comercial. Haces de todo, a lo mejor uno se encarga de los pedidos, a veces estoy de cajero. En la última huelga estaba en paro, participé encantado de la vida. Esta vez me da pena. Creo que es importante que los trabajadores defiendan sus derechos y luchen contra los recortes, todo este rollo. En mi trabajo son gente súper egoísta, por lo poco que hablo con ellos sólo les interesa salvar su culo.
JPG - 55.3 KB
Foto: Olmo Calvo
Elena Maeso (Madrid). Parada
¿Cómo vas a participar en la huelga del 14N?
Participaré con los jóvenes en los piquetes de mi barrio por la noche y después me sumaré a las convocatorias metropolitanas de la plataforma TomaLaHuelga.
¿Por qué crees que esta huelga también es cosa tuya?
Entiendo que esta huelga también es cosa mía porque la política de recortes y austeridad para el 99% es lo que está determinando mi situación laboral. Estoy en paro pero no puedo estar parada, tengo que salir a la calle a luchar porque, con la excusa de la crisis, nos lo están quitando todo, y sobre todo a los jóvenes nos están robando el futuro. No creo que por estar en paro tenga que rendirme. Esto ya no va de mejorar las condiciones laborales de quien trabaja, sino de qué modelo de sociedad queremos construir.



JPG - 24.7 KB
Un piquete en Barcelona durante la última huelga general. Foto: Ramón Fornell
 Lo penúltimo es la propuesta de introducir en el proyecto de Ley Orgánica para la reforma del Código Penal una mención envenenada para sindicatos y partidos políticos: podrán ser perseguidos penalmente, como organizaciones, por los delitos que cometan sus miembros si se demuestra que la organización no ha ejercido el debido control sobre cada uno de ellos. Parece que el objetivo de este anuncio, un par de semanas antes del 14N, es un aviso claro a las plataformas convocantes de futuras protestas. Al menos lo ven así desde CC OO, por ejemplo, un sindicato que advierte de que esta norma, aún por redactar, “abre la puerta para que las organizaciones sindicales puedan ser disueltas, incautados sus bienes y clausuradas sus actividades, a través de la imputación de cualquier práctica delictiva cometida en el curso de huelgas, piquetes, manifestaciones, no ya por sus órganos de dirección, sino por sus afiliados o simples “simpatizantes”.
La retahíla de reformas y anuncios de reformas legales de corte eventualmente represivo es conocida. Desarrollar una ley de huelga, modular el derecho de manifestación, prohibir la toma de imágenes de policías... Todo mientras se abarata el despido y se encarecen los procesos judiciales. Andrés Fariña, miembro de la Asociación Libre de Abogados (ALA) y de la comisión Legal de Sol, lo ve con claridad: “La reforma laboral, más la reforma penal, más la reforma judicial son un cóctel espectacular”. Él, como otros abogados, empieza a notar el “miedo generalizado” entre los trabajadores y percibe cómo cunden las reticencias a pelear tras un despido: “A corto plazo ya se ha notado una menor litigiosidad y se verá más a medio plazo”. “Las menores indemnizaciones por despido o la pérdida de los salarios de tramitación (que los trabajadores cobraban por el tiempo que había durado el proceso judicial en caso de ganar) ya estaban teniendo efecto, pero la reforma judicial, con la subida de tasas en los recursos puede ser aún peor”.
Andrés Fariña describe incluso un cambio de actitud en los propios jueces: “Ellos, como todos, desayunan, comen y cenan con noticias sobre la crisis y acaban dejándose influir por esa presión, hasta el punto de ser menos rigurosos a la hora de analizar la verdadera situación económica de una empresa en cuanto el empleador argumenta que los despidos se deben a los problemas económicos derivados de la crisis. Y en los trabajadores también cala ese miedo en cuanto la empresa estornuda”.
Ese martilleo social y mediático abona un ciclo completo en el que la pérdida de derechos laborales va acompañada de restricciones a la protesta y a la defensa legal. “Da la sensación de que lo laboral por la vía judicial te va a ir mal y, si protestas y caes en la vía penal, te va a ir peor; por supuesto, la forma en la que los medios presentan la protesta también influye”, añade el abogado.
A pesar de todo, Fariña todavía se acerca al 14N con ciertas esperanzas por la dimensión europea de la protesta, aunque lamenta las dificultades de extender la huelga a ámbitos que no sean el del trabajador por cuenta ajena. “Es muy difícil secundar legalmente la huelga para autónomos o cooperativas porque no pueden darse de baja en la Seguridad Social durante ese día como hacen las empresas con los asalariados, que pasan durante la jornada a un régimen especial de cotización”. Aunque sí da algunas ideas: “En Madrid, casi todas las cooperativistas donamos el salario de la anterior jornada de huelga a la Unión de Cooperativas, que se está formando ahora”.
Algunos sencillos consejos
Para los que puedan hacer huelga, Fariña recuerda algunos consejos básicos: “Ningún trabajador está obligado a notificar que va a hacer huelga, salvo que trabaje en algún servicio fundamental y haya que establecer servicios mínimos. Tampoco es necesario comunicar los piquetes a la Delegación del Gobierno. Es positivo llevar apuntado el nombre y los apellidos de un abogado e ir acompañado por grupos de afinidad”. Fariña aclara que, por ahora, sigue siendo legal (y recomendable) tomar imágenes de la Policía y que ésta no puede obligar a nadie a borrar el material que haya captado, aunque aconseja ser prudente a la hora de encararse con un agente.“A veces ir con la ley en la mano puede ser peor”, advierte.
También explica que, después de la huelga, nadie debería sufrir consecuencias (despido, cambio de centro de trabajo...) por haberla secundado, aunque avisa de que “puede ser difícil acreditar que esas consecuencias se derivan directamente de la participación en la huelga”.
Parece que estamos ante una de las huelgas generales más difíciles de las últimas décadas. Los zarpazos a los derechos sociales, el descuartizamiento de conquistas laborales, la infección de la crisis, el enquistamiento de la exclusión, la crecida de la represión y la multiplicación de movilizaciones esbozan una huelga para valientes.

¿Qué te ha parecido este artículo? ¡Deja tus comentarios!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada