sábado, 17 de noviembre de 2012

Don Emilione


Las hienas no callan, cuanto más miserables más alto imparten sus lecciones. Sin vergüenza ninguna y con toneladas de hipocresía como guarnición. 


http://www.eldescodificador.com/2012/11/15/don-emilione/

En El País no pierden el tiempo. Aún están calientes los cuerpos de los 129 trabajadores que despidieron el lunes cuando acaban de presentar a su nuevo y flamante fichaje. ¿Un colaborador de Ana Rosa Quintana, para que Boris Izaguirre se ponga las pilas? No, alguien en verdad importante, comprometido, con cosas que decir, y que no se desvía un ápice de la línea editorial marcadamente progresista del periódico. Don Emilio Botín. Ahí tienen “La cuarta página” de ayer, que en realidad fue la 39, dedicada por entero a la opinión del presidente de Banco de Santander.



Don Emilio arranca con fuerza, con un titular de esos que no dejan indiferente y condicionan la lectura del resto del texto: “No hay plan B”. Es decir, que te guste o no lo que leas a partir de ahora, te jodes. Es lo que hay, ¿entiendes? No hay plan B. Son lentejas. Lee y mueve la cabeza con docilidad, como esos perros que llevaban los coches de los 60 en la bandeja del maletero.

Don Emilio, un banquero absolutamente ajeno a cualquier responsabilidad sobre la actual crisis del sistema financiero español, asegura que necesitamos “que la cultura bancaria vuelva a los mejores principios y valores de la banca, orientando la gestión a las necesidades del cliente, proporcionando crédito y servicios financieros a empresas y familias y, por tanto, poniendo a la banca al servicio de la economía real”. Vaya por dios, don Emilio… ¿Acaso no estaba hasta ahora la banca al servicio de la economía real? Entonces, ¿al servicio de que economía estaba?

De la economía de El País. No hay dinero para hipotecas y pymes, pero sí para la deuda de Prisa, empresa editora del diario que publica el panfleto de Emilio Botín: el Banco Santander, HSBC y La Caixa son las entidades financieras que han pactado hacerse con el 18% del grupo editor Prisa mediante la capitalización de deuda por un máximo de 334 millones de euros.

“El País está dando buen trato informativo a Santander”, advertía el pasado 27 de agosto El Confidencial. Don Emilio les devuelve el favor escribiendo, en exclusiva para el diario que dirige Juan Luis Cebrián, un texto de carácter visionario, a la altura de los mejores de Hermann Tertsch sobre huelgas generales: “La reforma bancaria española producirá uno de los sistemas financieros más sólidos del mundo”. Lo dice alguien que, insisto, no tiene nada, absolutamente nada que ver con la actual crisis financiera.







¿Qué te ha parecido este artículo? ¡Deja tus comentarios!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada