viernes, 17 de mayo de 2013

Fascismo

Mientras sube la extrema derecha en Francia, Gran Bretaña, Grecia y otros países europeos, afortunadamente por aquí estamos un poquito más despiertas y cada vez más conscientes de que la crisis la han provocado los de arriba, los recortes son al servicio de las grandes empresas y debemos resistir a sus intentos de manipularnos. Aunque si se escucha a los dirigentes del PP y sus medios afines, tampoco andamos muy lejos del fascismo. Un ejemplo es la exclusión de la sanidad de las personas que se encuentran indocumentadas, y que está dando lugar a muertes, situaciones terribles y a la extensión de enfermedades que estaban erradicadas. 

Otro ejemplo es el incremento acelerado de la represión, que dejó anteayer 21 detenciones políticas en el Estado -militantes anarquistas, un profesor de la marea verde, y ciudadanos vascos que hacían resistencia no violenta-. Mientras nosotras seguimos protestando pacíficamente, la respuesta del gobierno es de todo menos pacífica, y al tiempo que recortan nuestros derechos sociales incrementan un 1300% el gasto en antidisturbios. Y los usan con brutalidad, como hicieron ayer en Madrid en el escrache feminista por la despenalización del aborto. La actitud hacia las mujeres del ministro de Justicia y el reportaje de TVE insinuando que la forma de vestirse de las mujeres es la causa de la violencia machista y aconsejando a los padres vestir a sus hijas con decoro son más ejemplos del carácter fascistoide del gobierno actual. 

Y más allá del gobierno, tenemos también a ese partido que se declara "ni de izquierdas ni de derechas" pero es el único en votar a favor del contrato único -que nos arrebataría los últimos derechos laborales que nos quedan-, y tiene un parlamentario, Toni Cantó, que afirma por ejemplo que la mayoría de las denuncias por violencia de género son falsas. Y ya es lo único que nos faltaba, un parlamentario apoyando a los maltratadores y negando la violencia que asesina cada año a decenas de mujeres en España. 

Una cosa particularmente importante que aparece en este artículo: el fascismo utiliza muchos disfraces, pero no se opone en absoluto al sistema capitalista. Siempre ha sido una herramienta del sistema capitalista para acabar con las voces rebeldes en épocas de crisis, y siempre ha protegido los privilegios de la oligarquía. Ellos son los perros del amo que intentan llevar a la práctica ese lema de "divide y vencerás". Por eso celebramos la actitud de los estudiantes que en Madrid, Sevilla y otros ciudades impidieron que grupos fascistas se introdujeran en las manifestaciones estudiantiles del 9 de mayo. ¡No pasarán! ;-)


Fuente del texto de debajo: http://luisbrittogarcia.blogspot.co.uk/2013/05/fascismo.html




1
Hollywood representa el fascismo como pandilla de malencarados en uniforme que agitan estandartes  y gritan órdenes. La realidad es más perversa. Según Franz Leopold Neuman en Behemoth: The Structure & Practice of National Socialism, 1933-1944, el fascismo es la complicidad absoluta entre el gran capital y el Estado. Donde los intereses del gran capital pasan a ser los de la política, anda cerca el fascismo. No es casual que surja  como respuesta a la Revolución comunista de la Unión Soviética.

2
El fascismo niega la lucha de clases, pero es el brazo armado del capital en ella. Aterroriza a la baja clase media y la marginalidad  con el pavor a la crisis económica,  a la izquierda  y la  proletarización y  las enrola como paramilitares para reducir por la fuerza bruta a socialistas, sindicalistas, obreros y movimientos sociales.  Mussolini fue subvencionado por la fábrica de armas Ansaldo y el Servicio Secreto inglés; Hitler financiado por las industrias armamentistas del Ruhr; Franco, apoyado por terratenientes e industriales, Pinochet por Estados Unidos y la oligarquía chilena.

3
La crisis económica, hija del capitalismo, es a su vez la madre del fascismo. A pesar de estar en el bando vencedor en la Primera Guerra Mundial, Italia sale de ella tan destruida que la clase media se arruina y participa masivamente en la Marcha sobre Roma de Mussolini. En la elección de mayo de 1924, Hitler obtuvo sólo el 6,5% de los votos. En las de diciembre de ese año, sólo el 3,0%. Pero en las de 1928, cuando revienta la gran crisis capitalista, obtiene 2,6%, en 1930 gana 18,3%, y en 1932, 37,2%, con lo cual accede al poder y lo utiliza para anular a los restantes partidos. Pero el fascismo no remedia la crisis: la empeora. Durante Mussolini el costo de la vida se triplicó sin ninguna compensación salarial ni social. Hitler empleó a los parados en fabricar armamentos que condujeron a la Segunda Guerra Mundial, la cual devastó Europa y causó sesenta millones de muertos. Franco inicia una Guerra Civil que cuesta más de un millón de muertos y varias décadas de ruina; los fascistas argentinos eliminan unos treinta mil compatriotas, Pinochet asesina unos tres mil chilenos. Tan malo es el remedio como la enfermedad.  

4
El fascismo convoca a las masas, pero  es elitista. Corteja y sirve a las aristocracias, sus dirigencias vienen de las clases altas e instauran sistemas jerárquicos y autoritarios. Charles Maier, historiador, recalca que hacia 1927,  el 75% de los miembros del partido fascista italiano venía de la clase media y media baja; sólo 15% era obrero, y un 10% procedía de las élites, los cuales sin embargo ocupaban las altas posiciones y eran quienes en definitiva  fijaban  sus objetivos y políticas.  Hitler establece el “Fuhrer-Prinzip”: cada funcionario usa a sus subordinados como le parece para alcanzar la meta, y rinde cuentas sólo al superior. El Caudillo falangista responde sólo ante Dios y la Historia, vale decir, ante nadie.

5
El fascismo es racista. Hitler postuló la superioridad de la “raza” aria, Mussolini arrasó con libios y abisinios, y  planeó el sacrificio de medio millón de eslavos “bárbaros e inferiores” a favor de 50.000 italianos superiores. El fascismo sacrifica a sus fines a los pueblos o culturas que desprecia. Los falangistas tomaron España con tropas moras de Melilla. Alber Speer, el ministro de Industrias de Hitler, alargó la Segunda Guerra Mundial de dos a tres años más con la  producción armamentista activada por tres millones de esclavos de razas “inferiores”.

6
Fascismo y  capitalismo tienen rostros aborrecibles que necesitan máscaras. Los fascistas copian  consignas y programas revolucionarios. Mussolini se decía socialista, el nazismo usurpó el nombre de socialismo y se proclamaba partido obrero (Arbeite); en su programa sostenía que no se debía tolerar otra renta que la del trabajo.  Por su falta de creatividad, roban  los símbolos de movimientos de signo opuesto. Los estandartes rojos comunistas y la cruz gamada, símbolo solar que en Oriente representa la vida y la buena fortuna, fueron confiscados por los nazis para su culto  de la muerte.

7
El fascismo es beato. Los curas apoyaron a los falangistas que salían a matar prójimos y fusilar poetas. El Papa bendijo las tropas que Mussolini mandó a la guerra; nunca denunció las tropelías de Hitler.  Franco y Pinochet fueron idolatrados por la Iglesia.

8
El fascismo es misógino. La misión de las mujeres se resume en  Kirche, Kuchen, Kinder, vale decir, iglesia, cocina, niños. Nunca figuró públicamente una compañera al lado de sus líderes; quienes las tuvieron, las escondieron o relegaron minuciosamente. Nunca aceptaron que una mujer ascendiera por propio mérito o iniciativa.  Hitler las encerró en granjas de crianza para parir arios; Mussolini les asignó el papel de vientres para incrementar la demografía italiana, Franco y Pinochet las confinaron en la iglesia y la sala de partos.

9
El fascismo es anti intelectual. Todas las vanguardias del siglo pasado fueron progresistas: la relatividad, el expresionismo, el  dadaísmo, el surrealismo, el constructivismo, el cubismo, el existencialismo, la nueva figuración. A todas, salvo al futurismo,  las trató como “Arte Degenerado”. El fascismo no inventa,  recicla. Sólo cree en el ayer, un ayer imaginario que nunca existió. El fascismo asesinó a Matteotti, encarceló a Gramsci,  fusiló a García Lorca e hizo morir en la cárcel a José Hernández. Pinochet asesinó a Víctor Jara. Cuando oigo hablar de cultura, saco mi pistola, decía Goering.  Cuando oigamos hablar de fascismo, saquemos nuestra cultura.

(TEXTO/FOTO: LUIS BRITTO)



¿Qué te ha parecido este artículo? ¡Deja tus comentarios!


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada