lunes, 22 de octubre de 2012

Muertos vivientes


http://www.eldescodificador.com/2012/10/15/muertos-vivientes-4/

Fox estrenó anoche la tercera temporada de “The Walking Dead”, esa serie de zombis que, como si fueran ciudadanos normales y corrientes, tratan de sobrevivir pese a encontrarse en pleno proceso de descomposición. Lo tienen duro. La programación está llena de cadáveres, de despojos humanos, de fantoches moribundos y de fiambres caducados. La parrilla apesta a podredumbre. La tele es un puñetero asco. Los muertos vivientes campan a sus anchas.

Y no lo digo solo por las efectistas series norteamericanas. El ciudadano, pese a que cada vez en mayor número disfruta de las mañanas libres, no debería poner la tele tan pronto. Duerma hasta la hora de comer, adopte un perro y paséele sin cesar, apúntese a un club de trekking, entréguese a los efluvios del crack… Cualquier cosa menos ver la televisión por las mañanas. Ayer mismo fueron circulando como tertulianos, de cadena en cadena, personajes como  Alfonso Rojo, el director de ABC, Carmen Gurruchaga, Francisco Marhuenda, Miguel Ángel Rodríguez, Eduardo Inda… y como guinda, por si todavía alguien no había echado las asaduras, apareció Gallardón como invitado en “Al rojo vivo” (La Sexta). “En primer lugar, digamos la verdad…”, sentenció el ministro de Justicia, dueño absoluto de la sinceridad, la honestidad y la buena fe.



Junto a Gallardón, a su vera, encogido para no hacerle la mínima sombra, estaba sentado Marhuenda, escudero del ministro, mamporrero de Rajoy y caricatura de periodista que, con dos cojones, tiene el valor de dar doctrina. En la tele y en Jot Down Magazine: “Un problema de este país es que muchos periodistas han querido ejercer de políticos”, afirma el portadista más divertido de España, con permiso de Mongolia y El Jueves, mientras saca brillo con la lengua a los mocasines de la plana mayor del PP.

Cuando Marhuenda mira sumiso, con esos ojitos de cordero degollado, al ministro, saltan chispas. ¿Brokeback Mountain? No: “El problema de Ruiz-Gallardón es que eclipsa a mucha gente por su talento, y hay a quien eso no le gusta”, asegura, ladrón, el dócil director de La Razón. El periodista de El Mundo Eduardo Inda, celoso perdido, salta como si tuviese un jalapeño en el ano y da por zanjada la situación: “Yo creo que el señor Gallardón es hoy más necesario que nunca”.



Efectivamente, Gallardón es hoy más necesario que nunca. Yo iría incluso más lejos, y diría que, siguiendo esa teoría, el periodismo es hoy menos necesario que nunca, ¿verdad amigos tertulianos? Francisco Marhuenda está completamente de acuerdo con la boutade: “En este momento lo que toca es que la prensa apoye al Gobierno para que nos saque de la crisis”.

Quieren que seamos como ellos. Quien lavarnos el cerebro. Nos quieren muertos vivientes.



¿Qué te ha parecido este artículo? ¡Deja tus comentarios!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada